Alimentación y Entrenamiento

Alimentación y Entrenamiento
Alimentación y Entrenamiento

Cuando haces ejercicio regularmente, cuándo y qué comes puede sabotear tus esfuerzos o mejorar tus resultados. Comience con estas pautas.

¿Deberías entrenar en ayunas o en ayunas?

Alimentación y Entrenamiento
Alimentación y Entrenamiento

Este es uno de los temas más controvertidos en nutrición deportiva. El consejo de larga data ha sido comer antes de la actividad física (es decir, tener un tanque lleno de combustible) para mantenerlo con energía y reducir el riesgo de lesiones. Estudios más recientes, sin embargo, han demostrado que los atletas que se ejercitan en ayunas tienen un aumento en la hormona de crecimiento humana y la testosterona, los cuales ayudan a desarrollar nuevos músculos, queman grasa y aumentan la densidad ósea. ¿Cuál es la mejor opción para ti? Solo tú puedes decirlo. Intente trabajar en ambos sentidos: después de una comida pequeña y sin comer nada antes, y controle cómo se comporta su cuerpo y cómo se siente durante el resto del día (por ejemplo: enérgico, hambriento, deseando un alimento específico, cansado) y ajustar según sea necesario. De cualquier manera, lo más importante que puede hacer antes de hacer ejercicio es beber agua.

Comida después del entrenamiento

Qué y cuándo comer después del ejercicio puede variar y se debe basar en su hambre. Idealmente, una comida después del entrenamiento debería consumirse una hora después de terminar su entrenamiento y contener fuentes de proteínas y carbohidratos para ayudar a reponer las reservas de glucógeno y reparar el tejido muscular dañado. Si estás entrenando intensamente para una gran carrera o haces ejercicio más de una vez al día, come una comida después del entrenamiento que contenga carbohidratos fácilmente digeribles, como fruta, más unos 30 gramos de proteína para repostar y recuperar a un ritmo mucho más rápido. puntúa para que estés listo para tu próximo entrenamiento.

Grasa y fibra

Tanto la grasa como la fibra son nutrientes esenciales para ayudarlo a mantenerse saludable. Sin embargo, dado que tienden a digerir lentamente, consumir alimentos que contienen mucha grasa o fibra, ya sea inmediatamente antes o después de la actividad física, no es una buena idea. Los alimentos antes del entrenamiento, ricos en grasa y fibra se mantendrán en su estómago por más tiempo, dejándote más perezoso y pesado. Los alimentos post-entrenamiento, ricos en grasa y fibra pueden retrasar la absorción de carbohidratos y proteínas importantes y estar disponibles para la reparación muscular y la formación de glucógeno. Disfrute de grasas saludables y alimentos ricos en fibra como nueces, pescado, aguacates, granos integrales y frijoles en otras comidas y refrigerios para asegurarse de que los reciba.